Elogio a la generosidad o El Exorcismo al Caballero de Copas

El día que conocí a Alberto Chimal

cups12

Cae el caballero de copas, “por el alcohol” pensé al instante en voz alta, medio en broma. “No significa eso” corrigió mi ignorancia con su beata paciencia, “La copa está colmada, si la vez no ha sido derramada” sentenció.

Ahora busco en línea el significado de tal carta:

12 de Copas

Principe [Caballero] de Copas. Un hombre joven, quizás un artista, gracioso y poético. Es un soñador indolente de placeres sensuales. Puede significar un mensajero, una proposición o una invitación. Invertido: Perezoso y engañoso. Disoluto y despiadado.(Fuente: http://www.losarcanos.com)

Me leyó el tarot la mañana de un domingo de abril durante unas horas que me regaló antes de dejar Fairfax Virginia para volver a la Ciudad de México donde lo esperaba su amada Raquel. 

Pero mejor comienzo por el principio como suelen comenzar las historias, de como descubrí a Alberto Chimal, sus libros, sus consejos de escritura, su mundo tan basto de referencias literarias, musicales y cinematográficas. Llegué a él por medio de ese invento del siglo XX que muchos intelectuales y pensadores tachaban como el aniquilador de la cultura, la televisión. Ahora la amenaza son las redes sociales, mañana será otra cosa.

En esa época, hará cosa de 10 o 12 años, el Canal 22 fue la educación sustituta y a distancia de mis interrumpidos estudios  universitarios por mi auto exilio económico a los Estados Unidos, es decir, que me vine de mojarra al gabacho pues. La programación del canal mexicano me sirvió como distracción en un medio que yo percibía bastante hostil y que ahora lo vuelve a ser pero de diferente manera.

Óptico conducido por Ale Henaro se volvió mi referente en fotografía. Suave es la Noche y Tratos y Retratos conducidos respectivamente por Nicolás Alvarado y Silvia Lemus, un vistazo al panorama cultural no solo de México sino más allá de sus fronteras. Acústico presentado por las espléndidas Magos Herrera y Eugenia León, el deleite musical.

Y gracias a Entre líneas, La Dichosa Palabra y Reverso me enteré de un blog que ofrecía ejercicios de escritura, con cuentos disponibles para leer en línea y un concurso mensual en el que se invita a escribir una minificción basándose en una fotografía, casi siempre medio rara, medio weird como su creador. El sitio es http://www.lashistorias.com.mx administrado por el autor de los libros La Torre y el Jardín, Los Esclavos, Los Atacantes, Gente del Mundo y el más reciente Cartas para Lluvia, entre muchos otros.

Y así se abrió ante mi un universo, el de la imaginación, que me dio la oportunidad de ver con nuevos ojos la fantasía, la ciencia ficción, la ficción especulativa. Antes, el sitio proponía ejercicios de escritura que ahora se están retomando en el grupo de Facebook #Escritura2018. Esos ejercicios y el concurso eran un salvavidas mental para mi, para jugar con las palabras y no dejar naufragar mi propia imaginación.

Después de intentar una y otra vez ganar con mis cuentos, que en realidad no eran cuentos sino anécdotas fallidas, medio chistorinas, comencé a trabajar más mi escritura, a darle tiempo, a editarla, a tratar las palabras con el respeto que se merecen pero sin dejar de jugar con ellas. Y así un buen día, después de intentarlo por varios años, gané una vez y dos y varias más. 

Otro buen día Alberto me escribió para decirme que una revista española se interesaba en publicar 8 1/2. A los pocos, Ediciones el Ermitaño decidió publicar los cuentos ganadores de los primeros 5 años de vida de este portal de internet en una antología titulada Las Historias de las Historias. Así me convertí en autor publicado sin proponérmelo, gracias a ese gran hombre Alberto Chimal.

En 2016 llegaría The Restless Anthology of Latino Speculatiove Fiction, una antología de escritores de origen latinoamericano radicados en Estados Unidos, en el que me seleccionaron dos de los tres cuentos publicados con anterioridad. Así me convertía también en autor traducido. Gracias a Matt David Goodwin y otra vez a Alberto Chimal.

Un sinnúmero de veces he recurrido a él con alguna duda, consulta y S-I-E-M-P-R-E he recibido una respuesta o solución generosa. Incluso cuando he pecado de impertinente como ese para mi, inolvidable fin de semana del 2do Festival del Libro Hispano de Virginia, en que siento que lo exprimí y me queda la sensación que una vez más este caballero me ha dado más de lo que yo pueda aportar de regreso.

Me sorprendió que Alberto no hubiera salido a conocer más de Washington y sus muchos atractivos turísticos, pero tampoco parecía preocuparle gran cosa. La única atracción que conoció me dijo con notada satisfacción fue el 3600 de la calle Prospect en Georgetown, casa donde fue rodada El Exorcista. Lugar en el que yo nunca he estado y de hecho nunca había pensado visitar hasta que él lo mencionó.

En los dos años más recientes la influencia que tiene El Señor Perdurabo (nombre que él mismo se da en un texto autobiográfico en el libro Manda Fuego) con respecto a las letras y más allá, es gracias a las transmisiones en vivo que hace junto con su esposa la también escritora Raquel Castro, casi todos los martes y que quedan respaldada en su canal de Youtube. 

Así recuerdo la última transmisión de #Escritura2017 en que Alberto anunció dos libros más por publicarse en este año. Uno que ya vio la luz del día Cartas para Lluvia y otro que llegará en unos meses más. Eso me llevó a revisar una lista que escribí  hace dos años con 15 proyectos que quiero realizar de corto a largo plazo. Los dos primeros son precisamente literarios. Pero en dos años no terminé ni esos dos ni ningún otro, por el contrario he añadido unos cuantos más y sigo con muchas cosas pendientes e inconclusas.

Así que desde el primer día de este año, me propuse ser  constante, todos los días dedico al menos una hora a leer manuales de escritura, a investigar sobre los temas de lo que quiero escribir, pero algo sigue fallando, sigo siempre evitando llegar a la escritura misma. Se lo confesé durante el desayuno y después el tarot confirmaría eso y mucho más de nuestra conversa.

Las cartas, los arcanos y otras señales me han llegado desde entonces, producto de la coincidencia o del destino: Mi horóscopo del lunes siguiente decía, “Mantén tu práctica muy simple y no seas muy ambicioso”. La última vez que ordené comida china en mi galleta de la suerte se leía “Ser un hombre significa una revisión constante como corregir una escritura”. 

El lunes de vuelta a nuestras respectivas vidas, Chimal (no le gusta que le digan Chimal, pero ya me he referido a él como Alberto en repetidas ocasiones, ni modo Alberto la vida es injusta a veces) publicó dos fotos, una la que se tomara en las escaleras en la que perdió la vida el Padre Damian Carras. En la segunda se ve la laptop de Alberto que tiene en la pantalla el folio de lo que será su próximo libro a ser publicado por Páginas de Espuma, Manos de Lumbre. Lo terminó de revisar mientras se encontraba de visita en los alrededores de la Capirucha gringa.

Esas dos imágenes fueron las cartas que finalizarían mi lectura de tarot, Alberto Chimal publica tanto porque escribe, porque escribir es una prioridad. Porque lo prefirió sobre conocer el parque Putomac vestido de rosa por sus cerezos en flor, porque prefirió tomarse una foto en la casa de “El Exorcista” que tomarse la foto en la Casa del Maligno, del 45˚, de la Bestia. 

Chimal es escritor (y de los buenos) porque escribe. Yo no sé si quiero ser escritor pero sé que quiero escribir y Alberto me ha ayudado mucho en ese proceso y con ese tarot, con ese Caballero de Copas que soy yo (“quizás un artista”, si me lo permito),  con esas fotografías, con su ejemplo, ha expelido un vade retro 5 de bastos, carta de la confusión, obstáculos e indecisión que yo mismo creo y que me aleja de concluir cada cosa que comienzo.

Han pasado 2 semanas de eso encuentro y por fin terminé este escrito, después de varias horas de tormento, autoflagelación, pánico, mucho café y tres borradores. Quizá por temor a que me lea el protagonista de este este relato. Pero lo  que debo de aprender, lo mismo que todo aspirante a escritor  con inseguridad debe hacer es que, lo haya hecho bien o mal el mundo no se va a terminar por eso. Me queda la satisfacción de haberlo hecho lo mejor que pude y el alivio de exorcizarme. Necesitaba sacármelo,  no sé si de la mente, el alma, el intestino o donde quiera que se alojen los espíritus que nos obligan a escribir.

A Alberto no me bastan todas estas palabras para agradecerle y estoy seguro que no soy solo yo, que somos legion los que nos hemos beneficiado de su incondicional amor a las letras. El señor es una aleación muy difícil de encontrar, uno de los mejores en su profesión sin dejar de ser asequible como ser humano. Ateo irredento y una de las personas más generosas que he conocido. ¡Salve Alberto!

P.D. Alberto, si llegas a leer esto, cuando te dije que Cartas para Lluvia daba para más, no quise decir que podría ser mejor, por contrario, que me gustaría leer más libros así, toda una serie quizá. Las cartas son hermosas, mis favoritas las enviadas  desde Bolivia, la de los Manzanos y la del país que no existe.

1446586384-exorcista

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s